Ingresos pasivos

5 ideas de ingresos pasivos para tu negocio (o cómo ganar dinero sin hacer nada)

Seas o no un fan de los Dire Straits, es bastante probable que hayas oído su tema «Money for nothin’ and chicks for free», una de esas canciones emblemáticas que muchos pseudotararean sin saber de qué diablos va.

La canción en cuestión describe el sueño dorado de muchos: un mundo ideal donde puedes conseguir dinero y chicas/chicos sin mucho esfuerzo.

Así que en este artículo te voy a contar… no cómo conseguir ligues a destajo (lo siento), sino cómo conseguir ese money for nothin’ a través de una pequeña cosa llamada ingresos pasivos.

¿Qué son los ingresos pasivos?

Para comprender qué significa eso de ingresos pasivos, echemos primero un vistazo a lo que se denomina ingresos «activos».

Los ingresos activos es todo aquel dinero que ganas «activamente» (aunque pueda resultar demasiado obvio). Por ejemplo, el dinero que ganas cada mes a cambio de tu trabajo es un ingreso activo. Y suele serlo todo ese dinero que ganas de forma presencial.

Realizas un servicio una vez, y ganas dinero por ello una vez. Es el modelo de ingresos con el que todos estamos más o menos familiarizados.

Lo que se define como ingresos «pasivos» varía según el lugar en el que te encuentres (así que echa un vistazo a tus leyes locales), pero básicamente es: lo contrario a los ingresos activos 🙂

Los ingresos pasivos pueden ser generados incluso aunque tú no estés presente. Es dinero que ganas sin prácticamente ningún esfuerzo por tu parte.

Realizas un servicio una vez, y ganas dinero por ello múltiples veces. ¡Sin ningún trabajo adicional por tu parte!

Suena bastante bien, ¿no? Imagina que puedes montar varías vías de ingreso pasivo. Cada una de esas vías de ingreso necesitará de un esfuerzo inicial para ponerla en marcha. Sin embargo, una vez la hayas lanzado, podrás ganar potencialmente más dinero del que ganas actualmente… sin hacer nada.

Comienza a generar ingresos pasivos

No importa qué tipo de empresario, emprendedor o trabajador autónomo eres: siempre puedes generar ingresos pasivos si estás dispuesto a invertir cierto esfuerzo extra – y dinero – para poner a rodar el balón.

Exacto. Vivir la vida que siempre has deseado tiene un precio. Por lo menos al principio (lo siento por el baño de cruda realidad). Crear una fuente de ingresos pasivos viable implica trabajo. Pero te aseguro que vale la pena.

En el pasado, la forma más común de ingresos pasivos era poner una casa en alquiler. La casa te pertenece, pero dejas que alguien viva en ella a cambio de una renta mensual, y tú te dedicas a «relajarte» en el sofá mientras los ingresos van llegando.

Sin embargo, la era de Internet ha traído otras muchas nuevas alternativas para todos aquellos que no tenemos la suerte de ser unos ricos terratenientes. Aquí van cinco de ellas:

1. Marketing de afiliación

Digamos que existe un producto o servicio que realmente te gusta… El marketing de afiliación consiste en llegar a un acuerdo con el propietario de dicho producto/servicio para que te deje comercializarlo en tu propia web – a través de enlaces especiales que el propietario te proporcionará – a cambio de una determinada comisión por venta.

Pros: Puedes ayudar a divulgar un servicio/producto que realmente te gusta y así poner tu granito de arena para conseguir que el proyecto sea viable a largo plazo (además de conseguir esa agradable sensación de ayudar a compartir conocimiento valioso con los demás). También consigues ganar algo de dinero a partir del trabajo de otros.

Contras: Si no tienes una buena audiencia preestablecida, puedes perder mucho tiempo haciendo marketing básico. Además necesitas ofrecer otros contenidos de interés (y preferiblemente gratis) para tus usuarios, ya que es bastante probable que no accedan a tu web para comprar productos de afiliación. También estás poniendo tus ganancias en las manos de otros y, dependiendo del programa de afiliación, puede que tengas que esperar desde algunas semanas a varios meses para poder cobrar tu primer cheque.

2. Anuncios

Una de las vías de ingresos pasivos genuinas de Internet es comercializar espacios para anuncios en tu sitio web. Los anuncios funcionan de forma similar al marketing de afiliación, pero tienden a ser algo un poco menos personal.

Pros: Es algo muy sencillo de poner en marcha. Es el caso de anuncios de pago por clic, literalmente ganas dinero cada vez que una persona que visita tu web hace clic en un anuncio, independientemente de que el anunciante al final haga o no haga la venta.

Contras: Para empezar a tener ingresos «de verdad», tienes que tener una web con mucho tráfico de visitas. También corres el riesgo de que tus verdaderos clientes se sientan molestos con la publicidad no deseada, por no mencionar todos esos usuarios que han instalado bloqueadores de anuncios en sus navegadores.

3. Libros electrónicos

Es una de mis estrategias favoritas. Conozco profesionales que ha tenido mucha suerte creando y vendiendo libros electrónicos ( e-books), y creo que una de las formas de ingresos pasivos que deberías plantearte.

Los libros electrónicos no son solo una fuente de ingreso para los escritores. Cualquier persona que tenga algo relevante que decir (y encuentra una forma de ponerlo por escrito, bien sea por sí mismos o a través de un escritor profesional) puede generar un gran beneficio a través de este tipo de producto digital.

Pros: Los libros electrónicos son una opción viable para casi cualquier campo de trabajo (los asesores SEO pueden crear guías SEO, los diseñadores pueden escribir sobre conceptos básicos de diseño, etc.). Si realizas una obra perenne, puedes llevarla a cabo una sola vez y genera ingresos de ello por siempre. Los libros electrónicos poseen un fuerte retorno de inversión, y también generan muchas oportunidades para crear relaciones – las entrevistas con expertos son una forma increíble de añadir valor a tu material.

Contras: Hay muchísimos libros electrónicos en el mercado. Por lo tanto, necesitarás realizar un gran esfuerzo para destacar sobre la mayoría. Los libros electrónicos también exigen un montón de trabajo inicial, sin contar posibles actualizaciones futuras.

4. Gráficos, plantillas y temas

Da igual que vendas tus creaciones en marketplaces o en tu propia tienda. Las posibilidades son prácticamente infinitas si conoces la forma de hacerlo.

Pros: La gente está continuamente buscando plantillas para WordPress o Tumblr que destaquen por su diseño y funcionalidad. También hay mucha demanda de catálogos de fotos, filtros para Photoshop, plantillas para Prestashop… Lo que se te ocurra.

Contras: De nuevo, para hacer este trabajo necesitas crear algo que destaque por encima de lo que ya existe. ¿Aceptas el reto? Además, dependiendo de lo quieras crear, probablemente necesites una buena dosis de conocimientos técnicos (por lo menos al principio).

5. Impartir clases

Otra forma de ingresar dinero con poco esfuerzo es crear cursos de formación online. Incluso puedes hacerlo a partir de algún libro electrónico que hayas escrito en el pasado (exacto, eso se llama reciclaje).

Pros: Impartir una clase siempre es gratificante, y puede añadir una buena cantidad de prestigio a tu currículo si lo haces bien. Una vez haz creado las unidades temáticas, los libros electrónicos y las tareas para tus primeras clases, podrás reutilizar el material en todos los cursos que des a posteriori. Y además será más fácil cada vez que lo repitas.

Contras: A diferencia de los casos anteriores, los ingresos pasivos necesitarán de un pequeño esfuerzo por tu parte. Impartir una clase requiere una buena inversión de dinero y trabajo al comienzo. Además, al igual que los libros electrónicos, el material que utilices necesitará ser actualizado de periódicamente.

Además de todas estas alternativas, también puedes generar ingresos pasivos creando membresías, comunidades o foros premium. Echa un vistazo a tu listado actual de habilidades (sobre todo aquellas que ya estás usando para generar ingresos activos), y aprovecha algunas de ellas para crear una fuente de ingresos pasivos.

Sin embargo, aunque los ingresos pasivos te ayudarán a trabajar menos, no te recomiendo abandonar por completo tus ingresos activos actuales. Plantea los ingresos pasivos como un valor añadido a tu negocio, una fuente extra de ingresos, no como un sustituto a tu negocio actual.

Y ahora llegó tu turno. ¿Ya tienes alguna fuente de ingresos pasivos? ¿O estás pensando en comenzar con alguna?

* En Quaderno nos encanta ofrecerte información sobre impuestos y contabilidad pero, ¡ojo, no somos asesores fiscales! Si necesitas más información o tienes dudas, te recomendamos que consultes con expertos en la materia.

Ilustración sobre facturación automática

¿Estresado con la facturación y los impuestos? Imagina tener todos los datos para tus declaraciones de impuestos con un solo clic. Con Quaderno podrás calcular impuestos y enviar facturas automáticamente. Sin esfuerzo. ¿Quieres saber cómo? →